El 2018 viene cargado de promesas y cumplimientos y uno de ellos es que el personal sanitario no tendrá que tributar cuando la industria farmacéutica le invite a congresos científicos para mejorar su formación sanitaria.

La publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de dicha promesa se hizo el pasado 30 de diciembre como una reforma del reglamento del IRPF oficializada por Cristóbal Montoro tras la polémica suscitada, meses atrás, por un informe de la Agencia Tributaria.

La publicación establece que los gastos para formación de los trabajadores no se considerarán retribución a efectos de pago de impuestos. Sin embargo, para que así sea, las actividades formativas deben financiarse por otras empresas o entidades que comercialicen productos para los que resulte necesario disponer de una formación.

Tal y como informó diariomedico.com, la práctica habitual es que los médicos no declaren las invitaciones a congresos por parte de la industria, ya que los laboratorios farmacéuticos suelen imputar estos desembolsos como gastos de formación propios o promoción.

© 2015 - EmSALUD

Teléfono de contacto 91 870 68 40 v