Os introducimos un artículo muy interesante de la polémica que ha creado controversia en Estados Unidos:

El uso del caucho reciclado en campos de fútbol de césped artificial vuelve a ser noticia en Estados Unidos después de dos años de controversia. Las autoridades norteamericanas han hecho un llamamiento a los legisladores locales y estatales para que “eviten sacar conclusiones precipitadas que no estén respaldadas por la ciencia” a la hora de evaluar la seguridad de los terrenos de juego artificiales rellenos con caucho reciclado.

Seguir leyendo…

Entonces, ¿el césped artificial es malo para la salud?

Muchos de los bulos que han circulado son que el césped con partículas de caucho puede provocar cáncer. Sin embargo, los estudios científicos realizados hasta la fecha no ofrecen evidencias de que la utilización de este tipo de materiales sea perjudicial para la salud de los deportistas.

Actualmente, los campos de fútbol de césped artificial son considerados como un sustituto ideal de los campos de hierba, dado que ofrecen un ahorro significativo de agua. Sin embargo, los componentes utilizados hacen que hayan surgido las dudas sobre su seguridad. Los actuales modelos de césped artificial suelen estar compuestos de tres capas principales: fibras de hierba artificial (hechos con una mezcla de polietileno y nylon), un relleno hecho de gránulos de caucho (a veces es mezclado con arena) y una alfombra base (hecha de poliuretano).

La polémica está principalmente en el relleno de caucho, un granulado que se obtiene principalmente por desintegración mecánica de los neumáticos fuera de uso. Este material contiene una variedad de contaminantes orgánicos, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), y de metales pesados que pueden volatilizarse en el aire o filtrarse en el terreno cuando llueve, lo que plantea un riesgo potencial para el medio ambiente y la salud humana.

El peligro de algunos de los componentes utilizados en la producción de neumáticos ha sido bien establecido por la Agencia Internacional Investigación contra el Cáncer (IARC), que  ha determinado que trabajar en una fábrica de caucho es cancerígeno. Sin embargo, cabe aclarar que estos resultados no se pueden extrapolar a cualquier otro ambiente en el que se utilice este material y actualmente no existen suficientes pruebas que demuestren que la exposición en un campo de césped artificial sea lo suficientemente elevada como para hacer saltar las alarmas.

CategoryEmSalud

© 2015 - EmSALUD

Teléfono de contacto 91 870 68 40 v