Sin lugar a dudas el postverano nos trae varias desmotivaciones. Primero la vuelta a la rutina y segundo la sensación de haber pasado un huracán sobre nuestro cuerpo. Si, el morenito para muchos aún luce de maravilla pero se nota que la piel está deshidratada y le falta elasticidad.

Una de las grandes pesadillas a partir de los 30 años en hombres y mujeres es la aparición de la flacidez. Las razones por las que se aceleran su temprana aparición son las exposiciones al sol, perdidas de peso o una mala alimentación.

La flacidez, en mayor medida, se debe a una falta del movimiento de los músculos por lo que un ejercicio básico puede atrasar los síntomas pero, al tema que íbamos a tratar, no sólo basta con el ejercicio, debes evitar dietas drásticas y el exceso de sol en tu piel, como bien se suele vivir en verano, además de evitar fumar, mantener una alimentación saludable, seguir una rutina de ejercicios aeróbicos y, sobre todo, beber mucha agua.

La recuperación de la elasticidad de la piel es un proceso complicado y largo. El tratamiento debe ser continuo y cumplir con las directrices antes mencionadas, pero también se pueden recurrir a ayudas estéticas como la radiofrecuencia o la cavitación, siempre y cuando haya un control médico.

© 2015 - EmSALUD

Teléfono de contacto 91 870 68 40 v