COVID-19: Diferencias entre los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas

Índice de Contenido

La Covid19 y cómo se contagia

Se trata de un virus que se propaga a través de las gotículas que las personas generan al estornudar, toser, respirar o fumar (en el humo), estas gotículas son demasiado pesadas como para mantenerse en el aire así que acaban cayendo al suelo, a no ser que algo las impulse.

Cuando una persona está contagiada y realiza alguna de las acciones anteriormente citadas, si tiene a otra persona a menos de dos metros radiales y esta no está protegida es muy probable que este individuo también se contagie.

Además una persona también puede contagiarse si toca una superficie contaminada y seguidamente se toca la nariz, ojos o la boca; Por ello es recomendable llevar siempre un gel hidroalcohólico para desinfectarnos las manos o el móvil continuamente y evitar contagios.

La tasa de mortalidad de este virus con respecto a los infectados del mismo ronda el 1%, pero lo que realmente preocupa es la rapidez con la que se propaga.

Síntomas de la Covid19

Este virus afecta de distinta forma a cada persona que se contagia, pero los síntomas más habituales son: tos seca, cansancio y fiebre.

Pero también existen otros síntomas menos habituales como el dolor de garganta, la conjuntivitis, la pérdida del sentido del gusto y el olfato, dolor de cabeza, erupciones cutáneas, pérdida del color en los dedos de las manos o pies.

Existen diversas pruebas médicas para detectar la presencia actual o pasada del COVID-19 en una persona, cada una de las pruebas tiene una temporalidad distinta, y cada una de ellas muestra una serie de datos u otros; Además estas pruebas se realizan de distintas formas.

Estas pruebas se pueden dividir en dos categorías: los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas para COVID-19.

Diferencias entre los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas

Un análisis anticuerpos es una prueba serológica, es decir, un análisis de sangre. El médico o experto extrae una gota de sangre que obtiene del pinchazo de un dedo del paciente por lo general, y la examina para ver si tu cuerpo ha producido anticuerpos, que son proteínas para combatir e incluso eliminar el virus de tu cuerpo, normalmente producidas por haber pasado este virus anteriormente.

También cabe la posibilidad de que tu cuerpo produzca estos anticuerpos por alguna especie de inmunidad. Sea de una forma u otra esta inmunidad todavía no se sabe ni cuanto dura ni cual es su nivel de eficacia para un posible evitamiento de un nuevo contagio. Lo ideal para realizar esta prueba es que hayan pasado 15 días desde la aparición de los síntomas, ya que su eficacia depende del tiempo que tardes en hacértela y del momento. Los resultados de estas pruebas estarán listos entre 15 minutos y una hora.

Además existen muchas pruebas de este estilo circulando por el mercado que no son fiables, es por ello que lo mejor es acudir a un centro médico a realizarse el análisis. Las personas que han pasado el COVID-19 por lo general tienen la posibilidad de donar plasma a otros pacientes que lo necesiten para combatir otras enfermedades.

Por otro lado están las pruebas diagnósticas para COVID-19, que son pruebas que te indican si en ese momento estás contagiado del virus o no, pero no si lo has pasado ya y tienes anticuerpos.

Estas pruebas se pueden dividir en dos categorías: pruebas PCR/RCP o las pruebas de antígeno. 

Por un lado se encuentran las pruebas RCP (Reacción en cadena polimerasa) o PCR. Se trata de una técnica de biología molecular en la que el médico o el experto recoge una muestra de saliva, de fluido nasal o de la garganta con un hisopo, que es una especie de bastoncillo alargado acabado en una punta de algodón. Los resultados pueden tardar desde unos minutos hasta unos días en estar listos, dependiendo de si se analizan directamente o en otro laboratorio externo, o del tipo de prueba PCR que se realice (Nasal, Express..)

Por otro lado se encuentra la prueba de antígeno, que detecta algunas proteínas de virus, pero sobre todo la proteína S. Esta prueba es la más rápida en dar los resultados y la más económica, es por ello que se suele utilizar para pruebas masivas.

Si notas algún síntoma por más mínimo que sea o has estado en contacto con un positivo, lo más recomendable es que te pongas en contacto con un experto para que este proceda a realizarte las pruebas correspondientes. No sólo es recomendable, de hecho cualquier persona está en la obligación moral de comunicárselo a las autoridades sanitarias y así ayudar a frenar esta pandemia. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

31 de Diciembre

¡Abrimos!

Centro Sanitario Collado Villalba