Si eres mujer, lo más seguro que has comentado con tus compañeras, amigas o familiares lo pesada que se hace la menstruación en los días de verano. Siento deciros que no es una percepción, se trata de una realidad.

Seguro que tenemos la regla en el mes de julio y agosto, como cada mes 😉 (Si tienes faltas, puede ser un alivio pero mejor visita al médico). Durante esos dos meses las temperaturas a las que solemos enfrentarnos son extremas, de mucho calor. Por lo que se mezcla la propia sensación de cansancio por los efectos que provoca la regla, pinchazos, calambres y dolores con los efectos del calor, igualmente hablamos de fatiga e hinchazón.

Un estudio de Gynecol Endocrinol indica que la presencia o ausencia de luz solar es el factor clave que puede afectar a nuestra ovulación, y consecuentemente a la duración de nuestros periodos. Entonces, ¿qué pensáis? ¿el calor anima a una regla más insoportable? Por desgracia, si.

¿Qué se debe hacer? Combatir la fatiga.

Hace calor y la propia regla nos suele dejar sin fuerzas por lo que lo mejor que se puede hacer es asumir que se va a sufrir la regla y acoger como aliado una buena alimentación basada en hierro y vitamina C.

Es extraño que la solución sea la alimentación pero -¡sorpresa! – siempre es la alimentación la solución a casi todos los problemas (generalizando).

Hierro y vitamina C

Un cambio en nuestra alimentación aumentando los alimentos ricos en hierro y vitamina C, podrían, en general, ayudarnos a atenuar el cansancio y por consiguiente menguar los fuertes efectos del periodo. Además de asegurar el aporte de líquidos suficiente para evitar la deshidratación, que puede dar síntomas como cansancio, mareo, etc. Para ello recomendamos mucho agua, zumos de frutas, gazpachos, aguas de sabores caseras, etc.

También recomendamos una serie de alimentos ricos en hierro que no pueden faltarnos:

  • Las espinacas.
  • Los mejillones, berberechos o almejas.
  • La carne roja.
  • Las legumbres.
  • Frutos secos como anacardos o pistachos.

Pero no se trata solo de comer alimentos ricos en hierro sino de además combinarlos con otros ricos en vitamina C. ¿Por qué? Pues porque el hierro y la vitamina C funcionan mejor juntos, se ayudan mutuamente a la hora de ser absorbidos y asimilados por nuestro organismo.

Por ello, se recomienda comer frutas, verduras y hortalizas, como fresas, kiwis, papaya, naranjas, brócoli, perejil, etc.

© 2015 - EmSALUD

Teléfono de contacto 91 870 68 40 v