Parece mentira pero no llevamos ni dos semanas de intenso calor y muchos ya están empezando a notar diversos efectos en su cuerpo. Calambres, agotamiento, dolores de cabeza, confusión, golpes de calor, hinchazón de piernas…  Algo bastante normal cuando barajamos temperaturas máximas de hasta 40º C.

La temperatura ambiente óptima para el cuerpo humano es entre 18 y 24º C, franja térmica que permite que nuestro organismo se mantenga en sus 36-37º C -la temperatura corporal normal-. El problema viene cuando los niveles se elevan, la exposición al calor es un factor de riesgo para la salud.

Se ha demostrado que si el cuerpo alcanza la temperatura de 39-40º C, el cerebro ordena a nuestros músculos que reduzcan sus esfuerzos y aparece la fatiga. Si alcanza los 40-41º C, aparece el agotamiento por calor; pero, si se superan los 41º C, el cuerpo comienza a dejar de funcionar, alterando ciertos procesos químicos, deteriorando algunas células y hasta provocando fallos multiorgánicos.

Eso si, el cuerpo es sabio y sabe que debe guardarse un mecanismo clave para deshacerse del exceso de calor:

  • Aumento del flujo sanguíneo a la piel: la vasodilatación sanguínea aumenta del intercambio de calor. El torrente sanguíneo lleva el exceso de calor corporal a la superficie del cuerpo, es decir, a la piel.
  • Sudor o transpiración: Cuando el cuerpo se acalora, el cerebro le ordena al cuerpo que sude. El sudor y la humedad de la piel o las mucosas, al evaporarse, produce la pérdida de calor sobrante.

En general, el cuerpo se libra del calor sobrante sin dificultad. Cuando no es así y la temperatura corporal aumenta. Se sufre un golpe de calor cuando fallan los mecanismos de disipación del calor que posee el cuerpo, es la consecuencia más grave del exceso de calor. Un golpe de calor puede producir graves daños en el organismo.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

  • Evitar que el cuerpo esté expuesto a temperaturas extremas.
  • Beber mucha agua. Del cuerpo se pueden llegar a evaporar 1 o 2 Litros de agua al día.
  • No beber agua helada durante un episodio de golpe de calor. Si el agua está muy fría puede provocar un infarto.
  • Evitar esfuerzos innecesarios.

¿Cómo se si me está dando un golpe de calor?

Te exponemos algunos efectos:

  • Taquicardias.
  • Sudoración excesiva.
  • Deshidratación.
  • Sensación de sed.
  • Vómitos.
  • Nauseas.
  • Dolor.
  • Irritabilidad.

Recuerda que tu salud es lo más importante. Si crees que estás ante alguno de los efectos de un golpe de calor, no te quedes solo y pide ayuda.

 

© 2015 - EmSALUD

Teléfono de contacto 91 870 68 40 v