Cómo Tratar Callos y Durezas en los Pies con Podología: Terapias Profesionales

Los callos y las durezas en los pies pueden ser una fuente de molestias y dolor, pero con el tratamiento adecuado proporcionado por un podólogo, es posible aliviar estos problemas y restaurar la comodidad en tus pies. Aquí te presentamos las terapias profesionales que los podólogos utilizan para tratar callos y durezas:

Evaluación y Diagnóstico

  • Examen Visual: El podólogo realizará un examen visual de tus pies para identificar la ubicación y la gravedad de los callos y las durezas.
  • Palpación: Mediante la palpación, el podólogo evaluará la textura y la sensibilidad de las áreas afectadas para determinar el mejor enfoque de tratamiento.

Eliminación de Callos y Durezas

  • Ablación Mecánica: Utilizando herramientas especializadas, el podólogo eliminará suavemente los callos y las durezas para aliviar la presión y el malestar.
  • Corte y Desbridamiento: En casos de callosidades gruesas o endurecidas, el podólogo puede optar por cortar cuidadosamente el exceso de piel y desbridar la zona afectada.

Terapias de Hidratación y Suavización

  • Baños de Pies: Los baños de pies con agua tibia y sales de Epsom pueden ayudar a suavizar la piel y facilitar la eliminación de callos y durezas.
  • Cremas y Ungüentos: El podólogo puede recomendar cremas y ungüentos hidratantes diseñados específicamente para suavizar la piel y reducir la formación de callosidades.

Ortesis y Dispositivos de Protección

  • Almohadillas y Protectores: El podólogo puede recomendar el uso de almohadillas y protectores para reducir la presión sobre áreas sensibles y prevenir la formación de nuevos callos y durezas.
  • Ortesis Plantares: En algunos casos, se pueden recomendar ortesis plantares personalizadas para corregir la alineación del pie y reducir la presión sobre áreas problemáticas.

Educación y Prevención

  • Consejos de Cuidado en Casa: El podólogo proporcionará orientación sobre cómo cuidar adecuadamente tus pies en casa, incluyendo técnicas de limpieza e hidratación.
  • Prevención de Recurrencias: Se discutirán estrategias para prevenir la reaparición de callos y durezas, como el uso de calzado adecuado y el cuidado regular de los pies.

Conclusión

Los callos y las durezas en los pies pueden ser tratados con éxito mediante terapias profesionales proporcionadas por un podólogo. Si experimentas molestias o dolor debido a callos o durezas, consulta con un podólogo para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado. Con la atención adecuada, puedes aliviar el malestar y restaurar la comodidad en tus pies.

PROMOCIONES

¡HASTA UN 40% DE DESCUENTO!

Hasta el 27 de junio

Ir al contenido